jueves, 24 de marzo de 2011

arma poesía (en mi heladera)

Corazón, tus ojos esconden soledad.

Sentir que fui esta solitaria sombra...

Tu cintura estalla como una frágil paloma.

Y en negro fuego, acaricio mis plumas.

Brilla la luna con luz de acero.

No quiero el vacío del tiempo.

Absurda, huyo de tu cuerpo.

Verano: y creo que la quiero.

Tenerte me llena de miedo.

En un instante de tu vida, vive el milagro.

Solo, sin respiro, sigo una danza de blanca espuma.

Tan débil mi piel en tus brazos, amor...

La breve brisa se lleva un enero.

Miro como la noche, oscura, ilumina el deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada