domingo, 28 de agosto de 2011

1.


Bastó una simple llamada de Dios para que la luna se eclipsara con el sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada