domingo, 28 de agosto de 2011

5.

Cada seis meses, llegaba el mensajero de malas noticias; se lo distinguía de lejos por su no-prisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada